Passport to the Poconos (Spanish version)

 

 

Dejando Nueva York y Ruta hacia los Poconos

Querida amiga,

 A menudo personas como tú me cuentan lo difícil que les ha resultado adaptarse a los Poconos después de dejar Nueva York, o cualquier otra ciudad.  Es un gran cambio pasar de la ciudad al campo. Cuando les pregunto por qué se trasladaron, la mayoría responden: “Quería encontrar un lugar más seguro y con mayor calidad de vida para criar a mis hijos. Además, los Poconos está cerca de Nueva York y vivir aquí es más barato. Me gusta, pero me cuesta adaptarme, todo es muy diferente de donde vine”.

También hay que recordar que muchas de estas personas, como yo misma, somos nuevos emigrantes y buscamos integrarnos a la vez que mantener nuestras raíces.

 

                                             __________________

 

Comprendo como te sientes. Me vine a los Poconos el 30 de diciembre del 2008.  El mundo estaba en plena crisis económica y nos trasladamos porque buscábamos un lugar más barato para vivir a la vez que queríamos mantener una calidad de vida. Manhattan se hizo imposible. Ademas, mi esposo, Robert, había crecido en una pequeña ciudad al norte del estado de Nueva York rodeado de árboles, y estaba saturado de tantos edificios y asfalto. 

 

De todos modos yo soy una ‘rata de ciudad’. He vivido la mayor parte de mi vida en ciudades rodeada de edificios, tiendas, restaurantes y ruido. Cuando decidimos dejar Manhattan, primero exploramos la periferia de la ciudad y los suburbios como Long Island y Westchester County, sin embargo ninguno de estos lugares resonaba con nosotros.

 

Finalmente, mi esposo dijo que la mejor alternativa era irnos a los Poconos ya que según sus palabras era: bonito, barato y cercano a Nueva York.  Me quedé en ‘shock’ y no me lo podía creer. Habíamos visitado a amigos el año anterior pero no sabía nada más sobre esa zona.

 

Todavía recuerdo con claridad el día que dejamos Nueva York. Pasee por Broadway por última vez, mirando y respirando todo a mi alrededor; las tiendas, la gente, el caos. Sabía que sería la última vez que saldría de casa y me encontraría con ese paisaje urbano. La siguiente vez vendría de visita. Ya no viviría allí. 

 

El minuto antes de subirme al coche, (que compramos el día anterior ya que ese sería nuestro nuevo medio de transporte) tuve la tentación de dar la vuelta, meterme en el metro y desaparecer. Pero no lo hice, y así llegamos a nuestro nuevo lugar un frío y gris día de diciembre en lo que se convertiría en nuestro nuevo hogar. Entré en la casa más grande que jamás había habitado (aunque es pequeña para los estándares americanos) me daba vértigo tener tanto espacio. La primera noche me aseguré de desempaquetar y montar la cocina. Necesitaba crear un espacio propio lo antes posible.

 

La primera mañana mi humor mejoró. Me desperté y vi la ventana frente a la cama como un cuadro de arboles cubiertos de nieve y silencio. Era una imagen impresionante y tan diferente a despertarme en Broadway con el continuo ruido de vehículos, y alarmas y demás. Sin embargo, aunque fascinada me sentía incómoda; el silencio me enervaba, nunca había sentido tanto silencio en toda mi vida. Bajé las escaleras hacia la cocina mientras observaba a nuestras dos gatas aprendiendo como bajar y subir las escaleras. Nunca habían visto una escalera y estaban aprendiendo con curiosidad.

 

En ese momento me di cuenta que tenía que hacer lo mismo que mis gatas: aprender a lograr lo mejor de este nuevo mundo en el  que había entrado y desarrollar nuevas habilidades para adaptarme lo mejor posible. Ese primer escalón fue nuevo para mis gatas y para mí, pero nunca imaginé todos los escalones que debería subir y cuánto me quedaba por aprender en ese bello lugar de montañas, árboles y ríos, tan cercano a Nueva York y a la vez tan lejano.

 

Gracias por leer las historias de esta latina Poconoviana…. Por favor escríbanme cartas con sus historias que compartiré con las mías a: chris@tuvozconchristina.com

 

Feliz día, Christina

 

 

PD… Tienen una versión en inglés de este capítulo en el blog!

 

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink. Post a comment

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.

We reserve the right to remove any content at any time from this Community, including without limitation if it violates the Community Rules. We ask that you report content that you in good faith believe violates the above rules by clicking the Flag link next to the offending comment or fill out this form.
  • Blog Author

    Christina Luna Zabih

    Christina comes from a background in public relations and sales in Barcelona, Spain. She immigrated to New York and quickly became a segment producer at Telemundo TV– covering local events in the Hispanic community for the daily morning magazine ... Read Full
  • Categories

  • Archives