Passport to Poconos – Anticipación y Temor al Cambiar de Hogar

 

Querida amiga,

 

Gracias por compartir tu historia; me contabas como los paisajes de los Poconos te recordaban a tu querido Puerto Rico, y como te alegrabas de haber cambiado tu residencia en el Bronx por estos paisajes.

 

 

Este año nos compramos una casa: Una casa auténtica con un pequeño jardín alrededor. Será la primera vez que vivo en una casa.  Nuestra casa anterior era adosada, mi primera residencia en los Poconos. Me siento como si estuviese abandonando a mi mejor amiga.

 

Nos trasladamos a los Poconos en la mitad del invierno y sin amigos ni conocidos, hice de mi residencia mi hogar; un lugar donde sentirme cobijada y segura. Me encantaba el sol que radiaba por la ventana por la mañana, cocinar me relajaba asi como la energía que inundaban las paredes.

 

Estoy entusiasmada con mi nueva casa pero también siento temor y ansiedad al enfrentarme a algo que no conozco. Cuando nuestra vecina María (que vende residencias) me dijo que había encontrado la casa ideal y nos la mostró me preguntó: “¿Te gusta?, no pareces muy contenta”. “No sé que es lo que tengo que buscar. Todo me parece bien, pero nunca viví en una casa anteriormente; es mi primera experiencia”.

 

Ella fue paciente y nos guió con los papeleos e inspecciones. Cuando la anterior dueña dejó la casa, volví a entrar y me parecía un sueño pero todavía no me veía viviendo en una casa que sólo había visto en las películas americanas. Me sentía en un mundo ajeno.

 

Finalmente empezamos a empaquetar y una mañana llegó el camión de las mudanzas. No estaba preparada para ver como se iban llevando las cajas y la casa empezaba a aparecer desnuda, sin vida. Me senté en el colchón, que estaba en el suelo mientras escribía mi trabajo final de la universidad en mi ordenador y mis gatitas estaban acurrucadas a mi lado.

 

Todavía no nos hemos trasladado. Estoy con trabajos finales de la universidad y preparando mi programa de radio que sale los domingos en Pocono96.7  a las ocho de la mañana (pocono967.com). Sin embargo la mayor parte de mi ropa ya está en la otra casa, y esta mañana me levanté no pudiendo encontrar mis prendas más básicas. Le tuve que pedir a mi esposo que fuese a la nueva casa a traerme ropa. Me sentía como una constante viajera, viviendo desde mi pequeña maleta.

 

Todavía no sé qué esperar de mi nuevo hogar. Mi amigo Fernando insiste en que tengo que sacar las hojas antes de que empiece la nieve, que ya empezó, o quemará el césped. No sé de que habla; me queda mucho que aprender.

 

 

                                                    

 

 

                       

 

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink. Post a comment

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.

We reserve the right to remove any content at any time from this Community, including without limitation if it violates the Community Rules. We ask that you report content that you in good faith believe violates the above rules by clicking the Flag link next to the offending comment or fill out this form.
  • Categories

  • Archives